Nuestro Blog

Variedades de cerrojos

Los cerrojos representa en las puertas un elemento de seguridad incomparable, evidentemente no es el único elemento que funciona como tal, pero sí de los más importantes.

Existe una gran variedad, por lo que la elección de un cerrojo de seguridad es sumamente importante a la hora que instalar cualquiera de estos en una de nuestras puertas. Se debe precisar de tener a información necesaria para lograr adquirir el que mejor se acomode a vuestras necesidades y sobre todo a las particularidades de vuestra puerta.

Cerrojo de anclajes

Este tipo de cerrojos son aquellos que permiten un nivel de seguridad máximo, ya que poseen cierta cantidad de anclajes que permiten que la puerta en la cual se encuentran instalados sean mucho más seguras y casi imposible de abrir con facilidad.

Se trata de un cerrojo que funciona con anclajes, por lo que la cantidad que posea es importante, este tipo de cerrojo evita que se usen métodos como el del apalanco o el taladro para abrir la puerta. Evita en gran dimensión que los maleantes puedan forzar el cerrojo. Este cerrojo es ideal para puertas fuertes y pesadas, como las acorazadas o blindadas.

Cerrojo tubular

Este tipo de cerrojo es ideal para ser instalado en los interiores de las casas, como es el caso de las habitaciones o depósitos. Su seguridad depende también del uso que s ele de, pero el nivel de esta es de mediano alcance. Por lo que son ideales para estos espacios.

Este tipo de cerrojo funcionan mediante la pulsación de un botón en la zona interna de la puerta, y por el exterior cuenta con una llave, es así como el nivel de seguridad para estas zonas es medio. Así mismo son usadas comúnmente en bares o restaurante para el área de baños.

Cerrojos sobrepuestos

Este tipo de cerrojos son usados comúnmente en el interior de las puertas principales, y su nivel de seguridad es medio, ya que por medio de esta se puede utilizar el método de palanca para lograr dar apertura a la puerta.

Es ideal que a este tipo de cerrojo se le coloque uno adicional con el fin de evitar algún tipo de hurto a la vivienda, que cuente con un sistema anti palanca o antibumping. Es así como nos aseguraremos de que funcione con un grado de seguridad promedio o alto.

Cerrojos empotrados

Este es el tipo de cerrojos más usados en las viviendas, su popularidad es extrema, y su nivel de seguridad es bastante considerable en comparación con otros modelos, su instalación es bastante sencilla, y las cuales siempre vendrán acompañadas de otros sistemas de cerrojo de mayor seguridad.

Por el hecho de encontrarse insertas dentro de la puerta, la visibilidad de la misma es mínima por lo que ofrece un grado superior de seguridad ante otro tipo de cerrojo. Por lo que solo se podrá ver el lugar en donde se puede introducir la llave, y además puede estar acompañada de un manubrio para poder abrir la puerta con mayor facilidad.  Este tipo de cerrojo puede ser usado en diferentes tipos de puertas, desde maderas hasta metálicas.

En modelos más recientes podemos encontrar cerrojos con sistemas antipalanca o antibumping, aportando así mayor seguridad a los espacios en los cuales se encuentren instaladas.

Cerrojo de cilindro

Es uno de los modelos más usados en el acceso principal de las viviendas, y de las más usadas, poseen un nivel de seguridad bueno e incluso podemos encontrar modelos con sistemas de seguridad superiores, los cuales evitan que se realicen hurtos.

Cerrojos digitalizados

Estos son los más actualizados, y los que se aspiran tener en cada casa en los años venideros, gracias a la facilidad con lo cual pueden ser instalados, además de ser los más seguros del mercado hoy en día.

Algunos de estos sistemas funcionan por medio de una tarjeta, y otros por medio de códigos, los cuales están siendo empleados en diferentes espacios, sobre todo los comerciales. Ofrecen un nivel de seguridad muy alto, por lo que muchos pueden ser programados a que se bloqueen cuando se intentan ser forzados.

Cerrojos de invisibilidad

Este tipo de cerrojos sumamente actualizados, así como su nombre lo indica, son imposibles de visualizar desde el exterior de la vivienda. Por lo que funcionan por medio de un mando los cuales son los accionantes de poder abrir o cerrar la puerta. Así como la imposibilidad de ser interceptada.

Cómo funciona una cerradura

Si estás leyendo esto es porque tú eres una de los millones de personas interesadas en saber cómo funciona una cerradura, pues, al ser mecanismos tan importantes para la seguridad de nuestro hogar, es importante saber cómo funcionan, cuáles son sus partes principales y, por qué no, algo de historia de estos fantásticos elementos de cerrajería para saber cómo empezó todo. Recuerda que, teniendo una noción básica de cómo funciona una cerradura, podrás incluso reparar las averías sencillas de tus cerraduras y entender que medidas de seguridad se deben aplicar para que la cerradura cumpla su función de protegernos correctamente.

Realmente todas las personas del mundo deberían saber cómo funciona una cerradura, por su seguridad y bienestar, ya que entendiendo los mecanismos internos que componen la estructura funcional de una cerradura, podemos fácilmente determinar qué tan segura es y si es necesaria cambiarla por una nueva o una más sofisticada.

Origen de las cerraduras

No se tiene evidencia certera de cuándo o cómo se creó la primera cerradura de la historia, pero lo cierto es que todo apunta a que el uso de las cerraduras comenzó en las sociedades asiáticas en el año 2500 a.C. Es decir, las cerraduras son los elementos de seguridad con mayor historia que existen. Por supuesto, si comparamos las cerraduras de aquella fecha con las actuales, podríamos incluso llegar a creer que no estamos hablando de la misma cosa, pues la estructura y funcionamiento de las cerraduras ha cambiado y mejorado tanto que las primeras cerraduras de la historia no se parecen en nada a las que usamos hoy en día.

Hasta el año 500 a.C se usaron cerraduras altamente simples y primitivas que dieron muy buenos resultados a quienes las usaban, sin embargo, los ladrones empezaron a burlarlas, por lo que fue necesario que evolucionarán hasta llegar a lo que conocemos hoy en día. Desde que las posesiones existen, las cerraduras han estado entre los humanos para proteger las pertenencias de los unos y los otros frente a los amigos de lo ajeno que también han existido desde siempre.

Evolución de la cerradura a lo largo de la historia

Las primeras cerraduras conocidas eran sencillas cerraduras de madera elaboradas a mano, cuyo sistema de cierre consistía en unas simples clavijas. Brindaron muy buenos resultados, hasta que en el año 500 a.C. comenzaron a evolucionar. Fue en el siglo XV cuando empezaron a confeccionarse las primeras cerraduras de metal, las cuales tenían mecanismos más complejos y difíciles de manipular. El principal avance de las cerraduras de metal frente a las de madera es que no se podían romper fácilmente. Aun así, no eran lo suficientemente avanzadas como las de ahora.

Ya para 1778 pudimos gozar de una cerradura altamente compleja y segura como lo fue la cerradura embutida creada y patentada por el gran Roberto Barron. Esta sin duda ha sido una de las mejores de la historia, ya que en el presente aún se siguen usando. La gran innovación e impacto que tuvieron las cerraduras embutidas es que su perno solo se podía extraer con la llave correcta, lo cual representó un gran avance en materia de seguridad.

Por otro lado, las cerraduras de llave con ranuras se inventaron en 1784 de la mano del inglés Joseph Bramah. Es necesario resaltar este invento ya que fue uno de los que marcó el rumbo de las cerraduras modernas que hoy en día usamos. Evidentemente, la creación de Bramah no es tan segura como las cerraduras de la actualidad, pero sin su invento probablemente no se tendrían las cerraduras tan seguras que por suerte hoy muchos tenemos instaladas en nuestras puertas.

Funcionamiento de una cerradura

Actualmente, los mecanismos de las cerraduras son muy complejos y explicarlos por completo sería abrumador. No obstante, a continuación, detallaremos las características básicas del funcionamiento de una cerradura para saber cómo funcionan de manera general, sin detallar en tipos o modelos.

El principal agente que propicia y materializa el cierre de una cerradura es el resbalón; un elemento que se ubica entre la cerradura y el marco de la puerta, que impide que sea abierta la misma. Cuando se introduce la llave adecuada en la cerradura, se acciona el muelle que permite que el resbalón se retraiga y, por ende, la puerta sea abierta. Así mismo, cabe resaltar que todas las cerraduras poseen un cilindro que gira dentro de un tambor. A través del cilindro es donde se introduce la llave.

Todo cilindro tiene múltiples perforaciones y una clavija, que se divide en perno y contraperno. Estos elementos son los encargados de que la puerta no se abra si se introduce una llave incorrecta. De ahí su importancia. Se debe resaltar que las cerraduras de seguridad más sofisticadas añaden más mecanismos que dan un plus al funcionamiento básico de las cerraduras y, por ende, son mucho más seguras.

Partes principales de una cerradura

Una cerradura puede tener más o menos partes dependiendo del tipo de cerradura del cual se esté hablando. Anteriormente mencionamos las partes esenciales que toda cerradura tiene para su óptimo funcionamiento, sin embargo, las cerraduras también cuentan con los siguientes elementos: perno, pomo, tambor, bocallave, frente, cerradero y llave. De todas las partes mencionadas, la llave es la única que desprendemos de la cerradura constantemente, pues es el elemento que abre y cierra la cerradura cuando se desea, siendo por eso una de las más importantes.

Ahora que conoces un poco más sobre cerraduras, es momento de que inspecciones las de tu casa y determines si es necesario cambiarlas por unas mejores o si ya cuentas con la seguridad que necesitas. A pesar que consideres tener un conocimiento suficiente para cambiar o reparar una cerradura, lo ideal es que contrates a un cerrajero, ya que gracias a la experiencia de estos profesionales tu casa estará mejor protegida por sus instalaciones con acabados perfectos que no dejan ni una hendija que el ladrón pueda aprovechar. Si lo haces tú solo, es probable que cometas errores de novato que puedan salirte muy caros a la larga.

¿Cuál es la cerradura más difícil de abrir?

Mucho de los robos que se producen de una menor o mayor medida en nuestro país es por culpa de tener cerraduras de mala calidad o que son anticuadas, esto hace que los ladrones la abran de manera fácil, hay que tener una serie de aspectos en cuenta

¿Cuál es la mejor cerradura para poder evitar los robos en una vivienda?

Te recomendamos apostar por un tipo de cerradura que sea reforzada y que a su vez tenga un sistema antibumping, esto es muchas veces necesario para poder progresar, dentro de este tipo de rango hay muchas marcas que fabrican este tipo de cerraduras y es necesario buscar la que más se adapte a sus necesidades para poder estar más seguro en tu casa.

¿Con una cerradura antibumping estarás totalmente seguro en tu hogar?

Por desgracia no hay ningún tipo de esta cerradura que sea imbatible, pero en el día de hoy esta es una de las más seguras del mercado, lo cual provoca que muchos robos fracases, pero como todo en la vida no hay nada que sea 100% seguro.

¿Por qué instalar una cerradura antibumping?

La técnica del bumping es la más utilizada por los ladrones, a la hora de abrir las cerraduras de una vivienda para entrar a robar. Por esta razón, si instalamos este tipo de cerradura muchas veces evitara que la técnica del bumping se use para poder entrar a nuestra vivienda y asi tener mayor seguridad en el interior de la misma.

Para conseguir que la cerradura sea lo más segura posible también siempre se debe tener un escudo protector que tenga un costo de 80 a 100 euros en el que todo se disfrute con mayor seguridad, muchos ladrones a su vez van a preferir ir a otra vivienda.

Otros consejos para conseguir estar seguro en tu casa

Los expertos no solo te van a recomendar que solicites a tu cerrajero para instalar una cerradura antibumping con escudo protector, sino que también harán que obtengas ciertos elementos adecuados.

Colocar una puerta de seguridad que te permita colocar las cosas lo más complicada posible a los ladrones. Siempre es importante que puedas tener la oportunidad de cerrar las cerraduras con llave.

Siempre es necesario recomendar la seguridad máxima para que tu familia y tus bienes siempre se encuentren lo mejor posible y los ladrones se vayan modernizando y adaptándose a las nuevas cerraduras por ello debes siempre buscar el modelo más moderno que exista para que obtengas los resultados apropiados a medida que el tiempo vaya pasando.

 

 

¿Es recomendable agregar otra cerradura a una puerta blindada?

La gran mayoría de las personas siempre se encuentran en una constante búsqueda de proporcionarle un mayor grado de seguridad a su hogar, es por ello que no siempre contar con unas puertas blindadas es suficiente para alcanzar al máximo la tranquilidad ¿pero es realmente necesario este método o solo es una cuestión mental de aquellos que buscan estos métodos de mayor seguridad sin una razón lógica real? Continúa leyendo este artículo y te mostraremos algunas alternativas que te ayudarán a tomar una decisión más certera.

¿Es posible colocar una cerradura en mi puerta blindada?

Definitivamente no existe ningún impedimento altamente significativo que te frene para instalar una segunda cerradura a tu puerta blindada. En este sentido te invitamos a que antes de pensar en esta posibilidad inspecciones que la cerradura principal con la que ya cuentas cumpla con los requerimientos necesarios para que sea más segura como por ejemplo que no se encuentre floja o con desperfectos de mantenimiento. Una vez que verifiques esto y si de esta forma no estás completamente satisfecho, es aceptable que consideres la posibilidad de solicitar que se le agregue una cerradura accesoria, lo que es muy probable que a la final se trate más de una petición caprichosa, ya que esto no hará que tu casa esté completamente asegurada, tomando en cuenta que no está comprobado que un mayor número de cerraduras aumente la seguridad de tu casa.

¿Es necesario un cerrojo en mi puerta blindada?

Antes de entrar en consideración se debe recordar que para que una cerrojo sea completamente estable y seguro es necesario que este cuente con un punto de apoyo sólido que le permita un anclaje potente en todos sus tornillos, en este caso, la mayoría de las puertas blindadas poseen una estructura hueca en su interior, lo cual para un cerrojo no sería los más aconsejable, ya que se perdería ese punto de apoyo deseado en estos casos. Tomando en cuenta lo antes mencionado, el cerrojo solo te brindaría un estado de seguridad desde el punto de vista mental y no del todo real, es por ello que no se recomienda en estos casos, pero de igual forma no se descarta del todo ya que si puede ser efectivo y evitar el robo en ciertos casos.

¿Qué debo hacer?

Lo más importante es que primeramente evalúes si realmente tu puerta necesita una cerradura accesoria o solo es cuestión de inseguridad mental por lo que estás atravesando, en lo cual una segunda cerradura no te brindará una completa seguridad, ya que de por si la mayoría de las cerraduras siempre cuentan con algún desperfecto que las hace de alguna forma vulnerables, por ende esto solo te ocasionaría gastos innecesarios que es lo que se quiere siempre evitar.

Por otra parte es importante recordar que a la hora de un robo los maleantes intentarán entrar a tu casa de cualquier forma, es por ello que nunca se debe olvidar reforzar otros puntos de acceso que resguardarán tú hogar de una forma más confiable, las ventanas que no cuentan con un protector siempre pueden ser un blanco para los ladrones, es por ello que asegurarlas te puede ayudar a evitar ser víctima de muchos robos. En este caso trata de no enfocar tú atención en una sola cosa cuando existen otras de igual importancia a las cuales por descuido echas a un lado, y son las que te pueden traer duras consecuencias sino te mantienes enfocado.

Otra cosa que debes mantener presente es solicitar la asistencia de un cerrajero de buena calidad técnica que te muestre las mejores opciones a un precio accesible.

 

 

 

Cerrajeros profesionales y timadores

En los últimos tiempos el sector de la cerrajería se ha visto afectado por cerrajeros profesionales, trabajadores que fingen ser cerrajeros profesionales cuando no lo son y vienen cobrando mucho dinero por hacer una chapuza.

Existen cerrajeros que no están dados de alta y entre ellos también pueden diferenciarse los que hacen su trabajo bien y ofrecen precios asequibles y los que lo hacen mal y cobran demasiado. En los dos casos las facturas irán sin Iva, es decir, que no son facturas realmente. Si apuestas por estos servicios, no tendrás garantía para que te avale en caso de que el trabajo esté más realizado.

Los cerrajeros timadores suelen colocar publicidad en las puertas de los portales y en caso de emergencia, son llamados sin pensar. Pero un cerrajero profesional siempre va a tener teléfono y sede, por lo que si no cuenta con un local, puedes empezar a dudar. Además puedes mirar por internet opiniones para ver la experiencia que han tenido otros clientes que le hayan contratado.

Un cerrajero profesional también tiene oferta de servicios para sus clientes, por ejemplo instalación de ventanas o de sistemas de seguridad, además por supuesto, del servicio de urgencia.

Existen certificados de calidad para que el cliente esté seguro de que la cerrajería que va a contratar cuenta con un servicio de calidad y que el servicio va a ser realizado por un profesional. Uno de los más importantes es es de UCES, así como es de arbitraje de consumo, el de habitissimo, el de Lock Security cerrajeros o es de la Amace de la comunidad de Madrid.

En el momento de contratar a un profesional lo mejor es solicitar un presupuesto y si no te lo quiere facilitar, es que no es de confianza. Una empresa buena de cerrajería va a estar dispuesta siempre en dar a sus clientes un presupuesto orientativo.

Los cerrajeros timadores pueden ofrecer presupuestos y después no hacer su trabajo bien. Para evitarlo lo más recomendable es no pagar el servicio hasta que no se haya realizado de manera correcta. Imagina que necesitas que te cambien una cerradura, pues hasta que hayas comprobado que cierra y abre correctamente la puerta, no le pagues. Pide siempre factura para poder reclamar en caso de que se estropee la cerradura rápidamente. Si no te la quiere dar es posible que no esté dado de alta y puede que quiera timarte.

Recuerda que cuando vayas a contratar a un cerrajero si no te inspira confianza por cualquier cosa, contrata a otro, ya que lo importante es que recibas un buen precio y un buen servicio. Si lo has conseguido, lo mejor es que guardes su número de teléfono para poder llamarle de nuevo en caso de necesitarlo.